Carrot cake (Tarta de zanahoria)

La primera vez que oí hablar de esta tarta me quedé algo sorprendida, y sobre todo al escuchar a la chica inglesa que nos lo estaba contando, a un grupo de españoles que estaban tan sorprendidos como yo, que muchas veces se le añadían ingredientes como coco, piña o queso… ese fin de semana nos hizo la tarta para que todos la pudiéramos probar (eso sí, sin ingredientes extras, sólo la tarta de zanahoria) y nos encantó a todos. Desde entonces la hago de vez en cuando, y tiene bastante éxito.

Poco a poco me he vuelto más aventurera, y esta vez la he hecho con un glaseado por encima, que queda muy mono y que además le da un toque muy rico.
Hay mil formas de hacer la tarta, al gusto de cada uno. Se puede hacer la tarta básica y añadir, o no, los ingredientes que nos apetezcan o que tengamos a mano.

Ingredientes:
4-5 zanahorias
1 taza y media de harina
1 taza de azúcar
1/2 taza de aceite
4 huevos
1 sobre de levadura química

La cantidad de zanahorias la podemos variar según gustos o cómo de ‘sana’ queramos la tarta, yo le puse más cantidad de zanahoria de lo normal. La harina se puede utilizar integral, incluso quedará mejor que con harina blanca; y sobre el azúcar, le suelen recomendar moreno, o incluso se puede utilizar miel, con ello se consigue un color final más dorado.A la hora de realizar la tarta, lo que más tiempo nos puede llevar es rallar las zanahorias, asi que si tenemos un robot de cocina a mano o cualquier herramienta que pueda picar-rallar la zanahoria será mejor usarla. No es necesario que todos los trozos sean exactamente del mismo tamaño, cuando el bizcocho esté terminado no se notará.
Lo primero es mezclar los huevos con el azúcar, y después añadir el resto de ingredientes, también los añadidos al gusto. Una vez esté listo colocarlo en un molde (esta vez yo utilicé moldes pequeños, a modo de magdalenas o cupcakes) y colocarlo en el horno, previamente precalentado, durante unos 40 minutos a 160º o hasta que esté hecho.

Con esto tendríamos una carrot cake básica y muy rica, pero nunca se prepara sólo con zanahoria. Es muy habitual añadirle nueces en trozos grandes, y un toque de canela, vainilla y nuez moscada. El zumo o la piel rallada de la naranja le sienta muy bien a esta tarta, y podemos probar también con limón.
Otros añadidos también muy empleados, pero que modifican la textura del bizcocho original, son almendras molidas, uvas pasas, coco rallado o trocitos de piña.

Casi todas las recetas de Carrot Cake terminan con un glaseado de queso dulce por encima de la tarta, aunque también se puede utilizar nata o sencillamente no glasearla.

Para el glaseado:
300 gramos de queso crema
100 gramos de azúcar glassEl queso crema (tipo philadelfia) se mezcla con el azúcar y se unta sobre las magdalenas o sobre el bizcocho ya horneado. En esta crema de queso lo mejor es añadir un toque de vainilla o piel de naranja o limón, el mismo sabor que hayamos añadido al bizcocho. Si vamos a hacer una tarta el bizcocho se puede partir en dos y rellenar con el queso.

Ideas para ocasiones especiales: decorada con nueces, con flores de zanahoria, con un glaseado naranja, con zanahoria rallada o con piel de naranja.

La tarta queda preciosa con adornos anaranjados, que contrastan con el color blanco del queso, lo que permite decorar o escribir sobre ella lo que queramos.

About these ads