Malai Kofta (Albóndigas vegetales)

Cada vez que voy por Madrid intento que la hora de comer me pille cerca del Caixa Forum para disfrutar de estas albóndigas en un restaurante muy cercano que me encanta. Son muy peculiares, con un toque dulzón, especiado. Kofta son las albóndigas, Malai hace referencia a la crema.

Para empezar, he de decir que hay muchos ingredientes que son muy difíciles de encontrar en España. Por ello, esta receta es una aproximación a la original, bastante adaptada a los ingredientes que he podido encontrar en mi ciudad.

Ingredientes para Kofta (las albóndigas):
1 patata cocida mediana
Queso paneer (aprox. la mitad de la cantidad de patata): se puede sustituir por ricotta o requesón, que son muy parecidos.
Khoya (aprox. la mitad de la cantidad de queso): se puede sustituir por leche evaporada o elaborarlo mezclando leche entera o nata con leche en polvo y cociendola muy lentamente hasta que pierda agua y espese.
Especias: pimentón picante, comino molido, garam masala (mezcla de clavo, canela, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo)
Harina o pan rallado
Sal
Aceite

El proceso es muy sencillo, aunque requiere algo de maña para hacer las bolas. Se mezclan todos los ingredientes y especias menos la harina en un bol, y se deshacen, quedando el resultado en forma de una especie de pasta lo más homogénea posible y manejable. Para saber si la cantidad de especias añadidas es de nuestro gusto lo mejor es probar la masa y rectificar según nos plazca.
Es muy habitual añadirle a la mezcla anterior verduras ya cocidas, como zanahoria, guisantes o coliflor. A veces incluso se le añaden frutos secos molidos como almendra, nuez, anacardo o también uvas pasas.
Una vez tengamos la masa debemos darle forma a las bolas, lo que haremos con las manos. Para facilitar el proceso podemos rebozar las bolas en harina y así evitar que se peguen. Es mejor hacerlas pequeñas, por que tienden a deshacerse con facilidad.
Finalmente freimos las bolas en aceite hasta que estén crujientes por fuera.

Ingredientes para Malai (la salsa):
1 cebolla
1 tomate grande
1 diente de ajo
200 ml de nata espesa
Especias: cúrcuma o curry, comino molido, pimentón picante, jenjibre molido y gran masala (mezcla de clavo, canela, nuez moscada, pimienta negra y cardamomo)
Sal
Aceite

En primer lugar se corta la cebolla y el tomate en trocitos pequeños. Se frie la cebolla hasta que esté transparente, se añade el tomate, el ajo y las especias, y se sigue friendo durante unos minutos más.
La mezcla se deja enfriar unos minutos, entonces se añade la nata y algo de agua si queremos la salsa más clara. Para conseguir una salsa homogénea y sin trozos debemos pasar la salsa por la batidora.
Una vez la salsa está lista la ponemos a calentar de nuevo con las albóndigas en el interior durante unos minutos, procurando no mover mucho la mezcla para evitar que se deshagan las bolas, y el plato estaría listo para servir. Si no vamos a comernos las albóndigas de inmediato es mejor guardar las bolas y la salsa por separado y juntarlas en el momento de servir, para que no se reblandezcan.

Esta receta se utiliza en ocasiones especiales en India, que se sirve en muchos restaurantes alrededor del mundo. Lo mejor es no servirnos en gran cantidad porque llena mucho, y añadir una buena cantidad de salsa por cada bola. Se suele acompañar de pan y arroz, aunque yo siempre las he tomado solas. No han quedado exactamente igual a la que probé en el restaurante pero ¡están riquísimas!

Anuncios