Quiero conocer mis talentos

Hay momentos en los que siento una profunda envidia, y es cuando descubro a alguien, que podría ser yo, pero que ha luchado por eso que quiere, que se lo ha currado y esta ahí haciendo lo que quiere, aunque sea a tiempo parcial, como un hobby; disfruta y se nota.
Hace muchos años empecé la universidad, arquitectura, por inercia más que otra cosa, pero con una chispita de ilusión ante lo desconocido. Ahora, demasiados años después, tengo que empezar mi PFC para terminar de una vez con esta etapa de mi vida, la universidad, tras la que se supone empezamos ‘la vida real’, eso que haremos durante el resto de nuestras vidas… Aquí es cuándo viene la pregunta ¿y qué hago yo? Sí, yo soy una de esas que eligió seguir estudiando para no tener que decidir qué va a hacer con su vida…
Por el momento lo único que he sacado en claro es que puedo hacer lo que quiera, soy joven y tengo toda la vida por delante.

Un libro que está genial es The element: how finding your passion changes everything, de Ken Robinson. Si quereis oir sus ideas, están en el siguiente video. En resumen: las escuelas matan la creatividad. Tenemos múltiples inteligencias, talentos, pero desde pequeños sólo nos valoran una parte de ellos, los que se supone que son ‘útiles’, y así progresamos en la escuela, el instituto, la universidad… terminamos y no sabemos ni freir un huevo, no sabemos ni qué cosas nos hacen disfrutar, ¿cuántas personas no tienen hobbies fuera de ver la tele y salir con los amigos?


La educación que recibimos tiene muchos fallos, lo triste es que las personas que suelen encontrar su pasión, suele ser porque no se adaptan al colegio, no caben dentro del sistema, tienen padres que se preocupan y consiguen encontrar su lugar (Lim Ding Wen con 10 años programa Apple IIGS y IPhone). Yo me pregunto: ¿sería ahora cocinera o pastelera si me hubiera ido mal el el colegio y hubiera sacado malas notas?

Ken Robinson habla sobre la necesidad del cambio en la educación, pero para ello se necesita que cambiemos nuestras vidas, nuestro pensamiento. ¿Cómo vas a ayudar a alguien a encontrar su talento si no conoces el tuyo? Este gran fracaso hace que me hierba la sangre, me da rabia no conocer mi pasión y me da muchísima rabia que le pase a tanta gente. Necesitamos una revolución del aprendizaje desde casa, necesitamos dejar de esperar que llegue el fin de semana para descansar y disfrutar en cada momento de lo que hacemos, y sobre todo, necesitamos querer disfrutar de nuestro tiempo y no dejar que nos lo roben.


Para que se produzca un cambio, primero tenemos que desear el cambio, abrir los ojos, luego todo vendrá. Asi que me quedo con mi búsqueda, de momento centrada en olores y sabores, a ver qué me encuentro en el camino…

Anuncios