Makowiec (Pastel con semillas de amapola)

De nuevo probando ingredientes, esta vez me he atrevido con las semillas de amapola. Las descubrí por primera vez durante la temporada que pasé en República Checa, aunque al principio no me gustaban mucho. Molesta bastante compar un bollo, esperar que el relleno sea de chocolate y encontrarse con un sabor completamente distinto y extraño. Con el tiempo le cogí el gusto, y ya lo echaba de menos.

La verdad es que los checos son muy suyos, entre la Kofola (la cual por cierto a mi me gusta mucho más que la CocaCola), el Seznam.cz (una alternativa a google!! y más utilizada por los checos) y los bollos de no-chocolate… ¡ya podríamos aprender en España!

Volviendo al tema, las semillas de amapola se utilizan en muchos dulces, panes y bizcochos en Europa del Este. Lo que voy a contar es cómo hacer un Makoviec, un pastel típico polaco que se toma sobre todo en ocasiones especiales, festivos en general, y también en Navidad. La masa es como un pan dulce, en este caso enrollado, y con un relleno de semillas de amapola (se pueden comprar en tiendas de dietética, herbolarios, por internet… las mías las compré en Makro).

El primer paso, antes de meter las manos en la masa, es preparar las semillas de amapola. Para ello es suficiente con hervirlas en agua durante unos minutos. El tamaño de las semillas aumenta bastante, como al doble, asi que no os asusteis si al principio os parece que vais a tener poca cantidad. Una vez hervidas, escurrimos, quitandole el agua a las semillas, y lo dejamos enfriar.

Ingredientes para la masa:
15 gr de levadura fresca (o su equivalente en levadura seca)
2 tazas de harina blanca de trigo, unos 400 gr (podemos utilizar integral)
75gr de mantequilla derretida (unas dos cucharadas)
2 yemas de huevo
1 chorro de leche caliente, unos 30 ml (podemos utilizar nata)
1/2 taza de azucar
1 pizca de sal

Le podemos añadir también un chorrito extracto de vainilla o una cucharada de piel de limón rallada si queremos.
Lo que tenemos que hacer es colocar todos los ingredientes en un bol y mezclarlo todo. Deberíamos amasarlo unos minutos hasta que la masa sea perfectamente homogénea y entonces lo dejamos reposar mientras hacemos el relleno.

Ingredientes para el relleno:
150 gr de semillas de amapola, hervidas y escurridas
1/2 taza de azúcar, unos 125gr
1 cucharada de nueces picadas
1 chorrito de leche caliente
1 cucharada de miel
2 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de pan rallado
2 claras de huevo

Para el relleno, debemos triturar las semillas que ya tenemos hervidas y escurridas. Yo he utilizado el accesorio de la batidora con las cuchillas horizontales, pero también se puede hacer con un procesador de alimentos. Tenemos que estar un rato. Eunque parezca que las semillas ni se inmutan, porque son muy chiquititas, al ir triturando se verá que cambia algo la textura y la mezcla adquiere un color más blanquecino.
Finalmente freírmos en la mantequilla las semillas de amapola, la miel, el azucar y las nueces, mezclando todo bien. Después añadirmos la leche, el pan rallado y las claras de huevo, y removemos hasta que cuajen las claras.

Cuando tenemos listo el relleno, vamos a por la masa. La bola de masa se puede dividir en varias partes, según la cantidad que hagamos (las cantidades que se muestran arriba son suficientes para hacer un solo rollo). Cada parte se estira con el rodillo y se forman rectángulos con ella, bastante finos. Para estirar la masa, en mi caso, lo he hecho sobre una lámina de silicona, con lo que evito que la masa se pegue sobre la mesa. Sobre la masa se coloca el relleno de amapola, estirandolo sobre ella, cubriendo toda la superficie. Después se enrolla, formandose una especie de brazo de gitano, con una capa de masa y otra de semillas.

El makoviec hay que dejarlo crecer en un lugar cálido, durante unos 90 minutos. Podemos cubrirlo con un film transparente para que no se seque la masa en este tiempo, y colocarlo ya sobre la bandeja del horno para no tener que moverlo después.
A los 90minutos cocemos el makoviec en el horno, previamente precalentado, a temperatura media (150º-170º) durante unos 30 minutos. Sabemos que está listo cuando la masa adquiere un color dorado en la superficie.

Si queremos decorarlo, podemos añadir un glaseado en la superficie, mezclando la misma cantidad de azucar glass y de zumo de limón, y con esta mezcla hacer dibujos sobre el rollo. También le podemos colocar naranja escarchada, o piel de limón como decoración. Finalmente se corta en rodajas y ¡a comer!

En Hungría tienen su propia versión, el bejgli. Este se puede elaborar facilmente sustituyendo el relleno de amapola por un relleno de nueces, miel, canela, pasas y un toque de naranja. Pero esta versión la dejamos para otra ocasión.
Por cierto, ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

PD: Este pastel se lo llevé a mi familia para navidad, y lo probaron hasta mis abuelos. Yo diría que a todos les gustó, les recordaba al sabor del mazapán. Por mi parte, aprendí a utilizar las semillas de amapola, que al estar trituradas y cocinadas se digieren mucho mejor y permiten aprovechar todos sus nutrientes al máximo.

Anuncios